Fotos de ayer

Algunas de las postales que Antonio Marmol (“Marmitos”) vendía en la Tienda Nueva. En la primera se observa una parte del “Paseo” tras su remodelación de los años 50. A la izquierda, la fachada del gran Lagar de Cruz Conde, que ocupaba toda esa acera y tenia fachadas a la calle José Antonio Primo de Rivera, hoy Avenida de Andalucía, que se observa al fondo, y a la calle Ancha, hoy Manuel López Aguilera, desde donde se hizo la foto. A la derecha se aprecia la esquina de la casa de la familia Acero, en cuyo bajo estaba la ferretería, vamos, que lo llevaban en la sangre, en el apellido al menos. Al fondo, la casa mas alta es la de Antonio Fernández y Josefina Molero. En su bajo, entonces y hoy, el Bar Zurito, con sus flamencas y flamenquines,  las exquisitas gambas, que solo las traían para Feria y Semana Santa porque el resto del año, al no “tener posibles”, nadie las pedía, un café que llenaba la plaza de olor y los helados Camy en verano, cuando sacaban y sacan las mesas al paseo. En algunas hermandades de Semana Santa, que eran muy absorbentes con la presencia de sus hermanos desde el Jueves Santo hasta el Sábado de Gloria, y donde no entraban las mujeres hasta el Domingo de Resurrección, si algún hermano faltaba a algún acto o comida, con sorna, se le reputaba como calzonazos, diciendo: “estará en el Bar Zurito pelándole gambas a la mujer.

La siguiente foto me trae muchísimos recuerdos. El objeto principal de la misma es el edificio principal de las escuelas construidas por la Fundación García de Leániz, a la que se dedicará especial recuerdo y reconocimiento en otros artículos de este blog. En el centro, el edificio departamental y de oficinas, que posteriormente albergó la Casa Consistorial hasta que el Ayuntamiento construyó el actual edificio en la antigua casa y patios del cine de “Relámpago”. A ambos lados del edificio del reloj y la veleta  dos aulas, una con el rótulo “Niños” y la otra “Niñas”. Curiosamente, yo usé como alumno el aula de la derecha en el primer curso en que hubo clase mixta de niños y niñas en Moriles. Yo inicie dicho curso en las aulas que había en la carretera de Lucena, con Don Emilio y en una clase sólo de niños, inaugurando el nuevo sistema de la E.G.B. con el quinto curso. Después de Navidad, me incorporé a la clase mixta. Eramos la envidia de las demás clases de niños. Comencé el curso con diez años y lo terminé con once y fue toda una experiencia la convivencia con las hermanas de nuestros amigos y conocidos. No sé quién ni porqué dijo que se pintaran las persianas como la bandera, pero no como la bandera de España. Mi curiosidad es mayor porque estamos en la posguerra y estaban pintadas como la bandera de Andalucía. Prometo intentar esclarecerlo.

A la izquierda de la foto se aprecia la casa de mi abuelo Eusebio. En esa casa viví mis primeros momentos en la vida, de los que no puedo acordarme, ya que apenas cumplido un año, nos trasladamos a la casa de mi abuelo Miguel, que había fallecido, tras la reforma que le hizo mi padre. La casa de mi abuelo Eusebio era enorme. Tenía la casa nueva, que se ve en la imagen, la casa vieja que daba a la calle “matallana” (a la izquierda de la foto) y el patio principal y el edificio que albergaba la bodega y las cuadras en la planta baja y el pajar y granero en la planta alta, que daban a la carretera Aguilar. Por un portón que daba a esta última, se accedía al ruedo trasero de la casa y a la viña. Metros más arriba del portón estaba el edificio donde estaba el lagar, la bodega de fermentación y el enorme palomar. Cuando podía me escapaba para jugar con mis primos en aquella casa tan grande.

La siguiente foto corresponde a la calle principal, la calle José Antonio Primo de Rivera entonces. El fotógrafo daba la espalda a la casa de Juan Fernández y Gregoria Martos y el resto de la calle hasta la esquina de la calle Monturque, dejando a su izquierda la entrada a la calle El Niño y a su derecha la casa de Concha la telefonista, donde estaba ubicada la centralita y el locutorio público antes de establecerse el sistema automático.

Juan Estrada Aguilera


Deja un comentario